¿Cómo combatir el estrés y la ansiedad por incertidumbre durante la pandemia?

¿Cómo combatir el estrés y la ansiedad por incertidumbre durante la pandemia?

8 consejos 

Por Sergio Cazadero para el Movimiento Viva México (*)

Estamos frente a un panorama que es difícil de describir, todo lo que al parecer tenía cierta solidez, hoy parece ser cada vez más difícil de controlar y se desvanece día a día entre nuestras manos. Ante estos momentos de incertidumbre, te doy ocho consejos para combatir el estrés y la ansiedad en esta pandemia por coronavirus.

El sociólogo Zygmunt Bauman define a nuestra sociedad como una que encara una especie de modernidad líquida envuelta en el llamado “momento VICA”, que significa:

  • Volatilidad
  • Incertidumbre
  • Complejidad
  • Ambigüedad

Los efectos causados por estos cuatro elementos del “momento VICA” están pasando factura directa a cada uno de nosotros. La rapidez de los cambios ocurridos supera nuestra destreza para manejarlos, generando una visión de caos y un panorama incierto que genera estrés y ansiedad.

La situación en la que vivimos actualmente se convierte en el tema de conversación de cada día y genera la pregunta constante: ¿hacia dónde vamos? Algo que se torna verdaderamente complejo de responder y parecería que todo nuestro andamiaje de experiencias y conocimientos previos no son suficientes para lograrlo, generando una visión ambigua de nuestro futuro próximo.

El resultado parece ser evidente, hemos vivido un amplio abanico de sensaciones llenas de inseguridad, miedo, enojo y frustración durante esta pandemia por coronavirus, lo que nos ha provocado un estado de estrés y de angustia casi permanente.

¿Qué hacer para combatir el estrés y la ansiedad?

La buena noticia es que prácticamente el 90% de las cosas que nos preocupan nunca suceden. Por eso, hay que dejar de pensar en todo lo que hemos perdido y comenzar a disfrutar lo que hemos ganado. La clave es reaprender a vivir.

Consejos-estrés-ansiedad

1) Gestiona tu atención

Hoy en día vivimos la economía de la atención y nos puede ser de gran ayuda desactivar el modo multitarea. Tener varias pausas durante el día para descansar. Puede ser caminar un poco, beber líquidos, estirar el cuerpo y, si te es posible, tomar un poco de aire fresco.

2) Desconéctate

Se nos ha generado un miedo irracional a estar desconectados al celular (nomofobia). Apagar las notificaciones, cerrar por un tiempo la red social más utilizada y poner tu dispositivo en modo avión, pueden ayudarte a disminuir el incremento de cortisol tóxico en tu cuerpo.

3) Descubre los frutos del silencio

El silencio tiene una fuerza impresionante y reconstructora en todo lo que tú eres. Por eso, cualquier práctica como la meditación, el mindfulness o la oración, te puede ayudar a conectar contigo mismo y valorar a los demás.

4) Adiós a la cronopatía

Dejar a un lado la obsesión de aprovechar el tiempo puede disminuir los niveles de ansiedad. Hacer una jerarquía de actividades nos podrá ayudar a enfocarnos en lo verdaderamente importante y dejar de presionarnos por lo urgente.

 

5) Encuentra tu motivación

Tener miedo es algo instintivo, nos ayuda a evitar el peligro, a mantenernos vivos y crecer en consciencia. Pero si descubres uno o dos pequeños motivos para levantarte cada mañana y tenerlos presente durante todo el día, te darán el combustible necesario para rendir toda la jornada con la mejor actitud.

6) Evita el exceso de autocrítica

Es importante evitar el espíritu perfeccionista que nos puede llevar a la insatisfacción. Hay que aprender a dominar la voz interior y a ser más tolerantes con nosotros mismos. No pasa nada si algunas veces las cosas no salen como lo esperamos.

7) Ríe con más frecuencia

El sentido del humor nos ayuda a eliminar pensamientos negativos y tensiones acumuladas, así como recomponer el equilibrio emocional. Es una de las bases fundamentales para conseguir la felicidad, una especie de detergente mental de primera calidad.

8) Educa el optimismo

Lo primero es evitar a las personas tóxicas que no aportan nada positivo en tu vida. Comienza a mirar tu realidad, acéptala y vuelve a mirarla con esperanza e ilusión. Decía Gilbert Keith Chesterton: “Optimista es el que mira a los ojos; pesimista, el que mira a los pies”.

El reto es aprender a descubrir de qué se trata toda esta gran lección impregnada de tanta adversidad y de confusión y así combatir el estrés y la ansiedad ante la situación que se viene.

(*) @Sergio_Cazadero_Consultor

Tags:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *