La violencia se aprende en casa

Por la psicól. Verónica González García para Movimiento Viva México

Desafortunadamente se ha vuelto muy común escuchar historias de vida de personas cercanas a nosotros, en las cuales la violencia está presente. Estos actos violentos se dan en todos los niveles y en todos los ámbitos. Pero, ¿Qué entendemos por violencia?

Violencia es todo acto o abuso cometido sobre otra persona y que atenta contra su cuerpo, su vida, su integridad emocional o su libertad. Estos actos son generados por un desequilibrio del poder, es decir, una persona que se encuentra colocada en una posición de poder por encima de otra. Esto implica que, dentro de la familia, cualquiera de los integrantes puede llegar a ser víctima o ejecutor de violencia.

La violencia de padres y madres hacia sus hijos dentro de la familia se ha vivido y justificado por generaciones bajo el argumento de ser una estrategia de educación. Tristemente, son los niños quienes en especial presencian y viven actos violentos generados por sus padres. Esto les afectará de manera severa en su desarrollo emocional, ya que crecerán inclinándose hacia una forma violenta de relacionarse con los demás y, cuando lleguen a la etapa escolar, reproducirán el patrón de comportamiento que aprendieron en su casa, lo que dará paso a casos de bullying, extorsiones, asaltos y robos entre los escolares.

 

reporte-mexico-2022

Descarga el eBook con 7 datos que no conocías sobre la trata

Entender este grave panorama requiere profundizar en algunos aspectos que te presentamos a continuación.

¡Descarga aquí!

Corregir a los hijos a partir de coscorrones, jalones, pellizcos o empujones no hace más que enseñarles las diferentes formas en las que pueden agredir a los demás. Las amenazas, la burla, el abandono o el chantaje son formas de violencia emocional. Es indispensable no perder de vista que existen muchas formas de violencia y en ocasiones no nos percatamos del daño que hacemos a los miembros de nuestra familia.

Ser testigo de golpes o malos tratos hacia otro miembro de la familia lastima y deja huellas para toda la vida. Es muy importante saber que se pueden elegir otras formas de convivencia como mejores medios de educar, acompañados por el amor.

Debemos darles la oportunidad a nuestros hijos de vivir una relación familiar libre de violencia, a través de una buena comunicación, del respeto a la dignidad de cada persona, de buenos modos, cortesía y amabilidad, atención a las necesidades y a la resolución de conflictos mediante el diálogo y las propuestas.

Ten presente que el aprender a relacionarse con los demás de una manera armónica y amorosa, evitará que en un futuro tus hijos sean violentados o ejerzan violencia en otros ámbitos de su vida. Porque en la familia, está la solución.

 

sumate

¿Quieres ser parte de nuestra red de apoyo?

Para Movimiento Viva México todas las manos son bien recibidas. Conoce todas las formas en que te puedes sumar.

¡Regístrate aquí!

Tags:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.