Indiferencia social

Por la psicól. Verónica González García

Especial para Movimiento Viva México

Imaginen: un “secuestro” a plena luz del día enfrente de cientos de personas. Y nadie hace nada. Nadie denuncia, nadie actúa, nadie defiende… Esto ocurrió en México. Por suerte para la “víctima”, se trataba de un experimento social hecho por la plataforma digital Mensajeros Urbanos y la Organización Alto al Secuestro (año 2017). ¿El objetivo? Observar la reacción de los ciudadanos ante este acto delictivo. Desafortunadamente, los resultados fueron muy preocupantes, ya que ninguna de las personas que se encontraba presenciando el supuesto secuestro hizo nada por denunciar el crimen, y tampoco intentaron ayudar en la medida de lo prudente y posible; lo que sí hicieron fue grabar con sus teléfonos celulares. Conclusión: los mexicanos nos hemos acostumbrado a ser indiferentes ante los hechos delictivos que pasan a nuestro alrededor.

El “efecto espectador”, como se ha denominado a este fenómeno, es la razón por la cual las personas que se encuentran alrededor de una situación de riesgo o conflicto no actúan ni brindan ningún tipo de ayuda a las víctimas. Hoy en día, las personas han desarrollado la necesidad de mostrar en redes sociales que ellos fueron testigos de los hechos y, por lo tanto, su prioridad es grabar y obtener las mejores imágenes para subir en popularidad y número de likes en sus perfiles. Por lo tanto, prestar ayuda pasa a segundo término.

 

reporte-mexico-2022

Descarga el eBook con 7 datos que no conocías sobre la trata

Entender este grave panorama requiere profundizar en algunos aspectos que te presentamos a continuación.

¡Descarga aquí!

Es verdad que, en muchas ocasiones, el miedo o la falta de confianza en las instituciones encargadas de la seguridad es lo que nos lleva a no querer involucrarnos, y nos empujan a mantenernos al margen de estas situaciones. Sin embargo, el ser indiferentes nos niega la oportunidad de unirnos como sociedad y luchar por un bien común; somos los mismos ciudadanos los que damos la pauta para que no se tomen cartas en el asunto y entonces nuestros derechos se vean vulnerados.

No se trata de exponernos ni de querer hacer justicia por nuestra propia mano. Se trata de no quedarnos como espectadores. Antes de tomar el teléfono para grabar, utilicémoslo para pedir ayuda a los servicios de emergencia, denunciar y alzar la voz ante los hechos delictivos que amenazan la tranquilidad de los ciudadanos.

No debemos permitir que las próximas generaciones vivan en una sociedad indiferente, enseñemos a nuestros hijos a denunciar cuando sean testigos de un abuso, que no se callen ante una injusticia y que en la medida de lo posible sean solidarios con las personas que lo necesiten.

La compasión, la honestidad y la solidaridad son valores que se enseñan dentro de la familia. Tengamos presente que la palabra educa, pero el ejemplo arrastra. Seamos el ejemplo para nuestros hijos que serán los futuros ciudadanos que actúen en nuestro país.

Referencia sobre el experimento “secuestro”: https://verne.elpais.com/verne/2017/07/18/mexico/1500402751_090721.html

 

sumate

¿Quieres ser parte de nuestra red de apoyo?

Para Movimiento Viva México todas las manos son bien recibidas. Conoce todas las formas en que te puedes sumar.

¡Regístrate aquí!

Tags:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.