El impacto de “Lords” y “Ladys”

Por la psicóloga Verónica González García para Movimiento Viva México

Fomentar valores dentro de la familia es fundamental para proporcionar una sana estructura en el comportamiento y educación de los hijos. Ayuda a disminuir las conductas de riesgo que puedan presentarse a lo largo de su desarrollo y que afectan a la sociedad. Es un buen momento para hacer una evaluación acerca de lo que quieres dejarles a tus hijos, y no me refiero a la herencia material, sino a la herencia de educación y valores.

Desafortunadamente, a través de redes sociales se han difundido videos en donde aparecen los denominados “lords y ladys”, quienes se caracterizan por demostrar su falta de educación, civismo y valores, y en donde ponen de manifiesto su prepotencia, violencia e impunidad ante ciertos hechos que, en la mayoría de los casos, ellos mismos provocan y que están fuera de la ley.

Estos “títulos nobiliarios” que en otro contexto y en otros países es un honor recibir, en México es un título de desprestigio y burla para evidenciar a personas que, por tener cierta posición económica o cargo público, gustan de agredir o humillar a otros con tal de salirse con la suya. Y para agravar aún más la situación, en muchos de estos videos es evidente que van acompañados de menores de edad, espectadores principales de las desagradables conductas del adulto.

La famosa frase “los niños ven, los niños hacen” nos pone de manifiesto que la manera de transmitir una enseñanza es a través de las propias acciones; así, la forma más efectiva de educar es con el ejemplo.

Muchos nos quejamos de la falta de valores que existe en la sociedad y de cómo se ha incrementado la violencia y el bullying en las escuelas. Sin embargo, empecemos por reflexionar y preguntarnos ¿cómo fue que los niños aprendieron este tipo de actitudes y quiénes fueron el ejemplo a seguir?

Si realmente queremos que nuestros niños y adolescentes sean buenas personas y buenos ciudadanos, es necesario que vean en nuestro actuar la honestidad, la justicia y la sana convivencia con quienes nos rodean. De otra manera, estamos siendo incongruentes con lo que les pedimos y con lo que les demostramos.

Si por alguna razón en algún momento has obtenido el título nobiliario, te detengas a reflexionar: qué clase de persona quieres que sean tus hijos, qué les estas enseñando y qué quieres aportar a tu país.

Es claro que el hecho de que haya tantos “lords o ladys” en México no es nada agradable, pone de manifiesto que es urgente trabajar en la educación y promoción de valores como la justicia y el respeto a la dignidad de todas las personas, y no hay mejor lugar para ello que la familia.

Tags:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.