¡Dona!
relacion-toxica

¿Cómo sé si estoy o no en una relación tóxica? 5 claves que son señales de alerta

Por el consultor Sergio Cazadero

Seguro que has escuchado de las relaciones tóxicas, ¿verdad? Pero difícilmente queda claro qué son exactamente. Por fortuna, en las últimas décadas se han realizado gran cantidad de investigaciones científicas sobre las relaciones interpersonales, las relaciones tóxicas, cuáles son sus características y cómo evitarlas o salir de ellas.

Estas relaciones no solo se dan en las pareja. También surgen entre miembros de la misma familia, amigos o compañeros de trabajo y, al haber cierto cariño y afecto, es muy difícil romper con ellas.

Una relación tóxica puede definirse como un vínculo en el que ambas partes son incapaces de lograr un trato de igual a igual, sin respetar la singularidad de cada uno, pudiendo llegar a convertirse en una relación destructiva, que no es saludable y que a una o ambas partes le genera cierto daño.

¿Cómo identificar una relación tóxica?

  1. Menosprecio

Las bromas, juicios, críticas y comentarios sutiles de forma constante, llegan a denigrar la integridad y la dignidad de la otra persona. ¡Cuidado!, pueden ser señales de alerta en tu relación.

  1. Intimidación

El control es una forma de ejercer el poder en una relación y qué mejor que utilizar el arma más poderosa, el mal humor. Esto produce un estado permanente de alerta, ya que no se sabe cuándo explotará la bomba que terminará en un caos emocional, gritos, enojos, chantajes y la culpa del otro por todo lo sucedido, llegando así a un desgaste físico y emocional.

  1. Dependencia afectiva

Se da cuando uno de los dos no tiene la capacidad de querer o no sabe hacerlo y solo pretende ser querido, tiene una necesidad de afecto patológica al grado de no poder hacer nada sin la persona que desea que la quiera, y demanda la aprobación constante en cada mínima acción que realiza. Es común ver esto en alguno de los hijos que no rompe el vínculo con su madre o padre, o la dependencia con la pareja o incluso algún amigo. En toda relación, se requiere de dos personas autónomas, libres, capaces de querer porque lo desean y no porque lo necesitan.

  1. Apropiación posesiva

Se da cuando, en una relación, uno trata al otro como un objeto de su pertenencia. Toda relación humana de alguna manera es de ayuda mutua, pero siempre reconociendo y respetando la dignidad del otro sin llegar a verlo como un “ente funcional”, que hoy me sirve, mañana ya no y, por lo tanto, lo desecho. Este tipo de personas tienden a dejar sus relaciones si encuentran a alguien más que puede hacerlos sentir más complacidos en sus necesidades.

  1. Generación de culpa

Es frecuente observar cómo se induce a la otra persona a sentirse culpable y obtener cierto control en la relación. El mecanismo es sencillo, con algún comentario, actitud o incluso una mirada, se hace sentir mal a la otra persona y al mismo tiempo le genera culpa por esto que siente. Es común en esta práctica buscar aliados y así lograr el control de la otra persona y hacer que haga lo que se desea.

Siempre se puede avanzar en comprender qué está pasando y mejorar la calidad de nuestras relaciones y, en consecuencia, de nuestra vida. Si en algún momento identificas o reconoces alguna de las claves anteriores, ¡cuidado!, pueden ser señales de alerta de estar en una relación tóxica.

El primer paso hacia una reconstrucción de la relación es darse cuenta, aceptar la realidad en la que te encuentras e iniciar un proceso para recuperar la salud en tus relaciones. Recuerda, una relación saludable la podremos alcanzar cuando logremos dar el paso del “yo” al “nosotros”.

Tags:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Dona!